En Gran Bretaña, un puñado de plutócratas super-ricos controla nuestras vidas. A escala mundial, según Oxfam, tan sólo 85 multimillonarios, que podrían caber confortablemente en un autobús de dos pisos, poseen más riqueza que la mitad de la población mundial en su conjunto.

El desarrollo de organismos genéticamente modificados (OGM) ha abierto posibilidades completamente nuevas para mejorar la nutrición de la humanidad. Por primera vez, los seres humanos son capaces de diseñar genéticamente especies u organismos mediante la transferencia de ADN entre organismos totalmente diferentes, permitiendo potencialmente el cultivo de alimentos en climas más severos, por ejemplo, o una mayor producción de los cultivos ya existentes. Sin embargo, bajo el capitalismo, multinacionales agroalimentarias tales como Monsanto, están abusando en todo el planeta de los transgénicos, para maximizar las ganancias de los accionistas a expensas de la gente común de todo el planeta. Al mismo tiempo, los OGM han reducido la protección y la seguridad del sistema alimentario de miles de millones de personas ¿Cuál debe ser el enfoque de clase para enfrentarse a los problemas de los transgénicos y de la seguridad alimentaria?

La economía mundial continúa entrampada en una espiral de endeudamiento público, crisis, ajustes y alto nivel de desempleo. La orgía de economía especulativa de 1997-2007 llegó a su fin a fines de 2008 con una montaña de créditos impagos que llevó a la quiebra a cientos de grandes empresas y bancos que debieron ser rescatados por los Estados.

La crisis actual del sistema capitalista permite evidenciar, una vez más, que Marx tenía la razón. Su obra, su pensamiento revolucionario están hoy más vigentes que nunca antes. El pensamiento débil, posmoderno, progre, no ha podido ni tan siquiera comprender la situación que vive el mundo actualmente, mucho menos explicarla y, peor, encontrar las vías para la transformación revolucionaria de la sociedad.

11 de noviembre: La zona del euro está atravesando la crisis más grave de toda su historia. Después de Grecia viene la crisis italiana. Esto coloca un gran signo de interrogación sobre el futuro del euro. Nosotros predijimos hace mucho tiempo que, en una crisis grave, todas las contradicciones nacionales saldrían a la luz, y eso es lo que vemos ahora con la difíciles relaciones entre Grecia, Francia, Alemania e Italia. La Unión Europea (UE) se enfrenta a la hora de la verdad.

En una entrevista que dejó atónita a la presentadora de BBC News, un “broker independiente”, Alessio Rastani, dio su opinión muy francamente acerca de las perspectivas para la economía mundial. “Esta crisis económica es como un cáncer, si simplemente esperas y esperas esperando que se vaya el cáncer crecerá y será demasiado tarde”, dijo, añadiendo que los gobiernos no serían capaces de recomponer sus economías.

¡Cómo caen los poderosos! Sea cual sea la verdad acerca de las acusaciones de agresión sexual y violación que se le imputan en Nueva York, Dominique Strauss-Kahn es culpable de crímenes horribles. Como jefe del FMI, es culpable de la violación política de los trabajadores y los sectores más pobres de la sociedad en muchos países subdesarrollados. Es culpable de la violación de Grecia y Portugal. Antes de que fuera a parar a la cárcel, contribuyó a encerrar a millones de personas en un infierno. Sus brutales "remedios" les infligen sufrimientos y penurias a los pobres con el fin de proteger los intereses de los banqueros, los capitalistas, es decir los ricos.

Se mire por donde se mire hay agitación y crisis, desde Europa hasta Japón y los Estados Unidos. Esto refleja la enfermedad mundial del capitalismo que está luchando por salir de su reciente crisis. Esta es una confirmación de las ideas marxistas, que explican que el capitalismo es un sistema en crisis.

El pasado 3 de noviembre la Reserva Federal de EEUU (equivalente al Banco Central) anunció otra ronda de la llamada "expansión cuantitativa", o "imprimir dinero" como lo conoce la mayoría de la gente. Otros 600.000 millones de dólares serán inyectados a la economía de Estados Unidos con el fin de evitar una nueva recesión y de reducir el desempleo. La clase dirigente de EEUU está preocupada y continúa con sus medidas extraordinarias que intensificarán aún más las contradicciones de la economía mundial.

La pérdida de credibilidad en la sociedad actual, sus instituciones, las leyes y la moral, es una condición previa para la revolución. Pero ese cambio no ocurre todo de una vez. Poco a poco, en la medida en que el sistema socioeconómico determinado comienza a fallar, crece el sentimiento de que "algo no va bien" con la sociedad, que algún tipo de cambio es necesario. [Primera parte]

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!

Upcoming Events
No events found