América Latina

Tras el regreso a las clases presenciales en este nuevo ciclo escolar, las protestas estudiantiles en el Instituto Politécnico Nacional se han extendido como fuego en pradera seca, las razones: cientos de estudiantes en las escuelas se han quedado sin poder inscribir materias, falta de infraestructura y mantenimiento a las instalaciones, así como el permanente autoritarismo, arrogancia y prepotencia de las autoridades.

Tras años de intenso reflujo, los niveles de movilización y protesta de la clase obrera venezolana comienzan a ascender. En los últimos meses, contingentes de trabajadores públicos y privados han tomado el camino de la lucha para repudiar la estafa salarial del gobierno, su política antiobrera en general y en defensa de sus derechos más elementales. La enorme presión de las bases obreras en varios sectores han obligado al gobierno y a sus títeres sindicales a dejar de eludir el problema, a ponerse en movimiento y tomar acciones paliativas, tratando de represar el caudal de descontento en aumento.

La Corriente Marxista Internacional Argentina, Corriente Socialista Militante repudia el intento de magnicidio contra la Vice Presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK), a mano de un elemento descompuesto de nombre Fernando Sabag Montiel. La investigación, hasta el momento, encontró más de 100 proyectiles 9 mm en su domicilio.

Estamos próximos a cumplir 8 años de aquella trágica noche de Iguala, dónde estudiantes normalistas de Ayotzinapa fueron atacados por distintas corporaciones armadas del estado y del crimen organizado. 6 personas fueron asesinadas (3 de ellas normalistas), un estudiante quedó en coma y 43 fueron desaparecidos.

El jueves 25 de agosto, el Viejo San Juan quedó sumido en gas lacrimógeno cuando unidades antidisturbios de la policía de Puerto Rico volvieron a reprimir brutalmente una manifestación frente al palacio del gobernador. La protesta tenía como reclamo principal la cancelación del contrato mediante el cual se privatizó el sistema de transmisión y distribución de energía eléctrica. La ira de la población con la privatizadora LUMA llegó a su punto de ebullición esta semana, luego de una serie de eventos que confirmaron la incapacidad de la subsidiaria de las multinacionales Quanta Services y ATCO para manejar efectivamente la infraestructura eléctrica.

Los compañeros de Colombia Marxista se reunieron a través del último fin de semana, con compañeros viajando de dos ciudades distintas a Bogotá para poder discutir prioridades organizativas en el periodo de la elección de Petro al igual que aprovechar el acto de posesión para difundir las ideas de la organización y vender la primera edición del periódico. 

En punto de las doce del día, el 21 de julio, el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) ha estallado la huelga en Teléfonos de México (Telmex) por violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo. Esto es un hecho histórico, los telefonistas son uno de los gremios más poderosos a nivel nacional, laboran en una de las empresas del hombre más rico a nivel nacional: Carlos Slim. La clase obrera y la juventud consciente debemos extender todas las redes de solidaridad para que la huelga triunfe.

El gran paro nacional convocado por la CONAIE y otras organizaciones campesinas - indígenas terminó el 30 de junio, después de 18 días de lucha, con la firma de un acta que contiene importantes concesiones por parte del gobierno. Es importante analizar este extraordinario movimiento que se enfrentó a la brutal represión policial y sacar las lecciones necesarias para seguir avanzando.

Estamos entrando en la tercera semana de paro nacional en Ecuador. Se está llegando a un punto crucial para el futuro del movimiento. La cuestión de quién manda se ha planteado pero no se ha resuelto. El impasse puede provocar cansancio y desmovilización. La policía reprime violentamente las movilizaciones, defendidas por los jóvenes en la primera línea, incluso con el uso de armas letales. Desde que inició el paro nacional ya son cinco muertos, ocho desaparecidos y 127 detenidos por lo menos.

El 22 de junio fue el día 10 del paro nacional de Ecuador convocado por la CONAIE contra las políticas del presidente banquero Lasso. La brutal represión policial que ha dejado 2 muertos y decenas de heridos no ha detenido el movimiento. Las columnas de manifestantes campesinos indígenas han llegado a la capital rompiendo las líneas policiales y militares y desafiando el estado de emergencia declarado por el presidente en 5 provincias, incluida la capital, Quito. El gobierno y la clase dominante están en pánico y el movimiento adquiere un carácter insurreccional en algunas provincias. 

Este 22 de junio se cumplen diez días del paro nacional en Ecuador. El primer año de gobierno Lasso ha sido una tragedia para los obreros y campesinos. Ecuador fue uno de los países más afectados por la pandemia del COVID 19. El desempleo y la miseria afectan fuertemente a todas las provincias del país. El gobierno Lasso ha cumplido religiosamente todas las exigencias del Fondo Monetario Internacional desde que asumió el poder en mayo de 2021. El aumento de los combustibles y de los alimentos ha sido la gota de agua que ha rebosado el vaso.

El pasado 13 de junio se inició en Ecuador un nuevo paro nacional para exigir mejores condiciones económicas según anunció la CONAIE. Entre los reclamos se incluyen la congelación del precio de las gasolinas, el control de los precios de los productos de consumo masivo y la oposición a un plan de privatizaciones, todas ellas ligadas, según los manifestantes, a las imposiciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Nos encontramos ante un punto de inflexión en la situación política mundial, la invasión de Rusia a Ucrania ha agudizado drásticamente las contradicciones del capitalismo y ha impactado en todos los niveles de la sociedad. Las consecuencias son la escasez de suministros y la ruptura de la cadena de comercialización que agudizaron la crisis de la energía y de los cereales.

En medio de la crisis económica, social y política más profunda de las últimas décadas, se ha abierto un debate en torno a los problemas estructurales de la economía nacional, donde un sector de economistas, sindicalistas, dirigentes, periodistas, profesores, políticos e intelectuales que se referencian en el Frente de Todos, o en alguna de sus corrientes internas, plantean que el problema central del país tiene que ver con una estructura económica de carácter bimonetaria y que este mal estructural solo puede resolverse «con un gran acuerdo político» entre todos los actores sociales, políticos y económicos; reforzando la presión hacia la unidad nacional con la clase capitalista y los

...