El acuerdo con el Club de París, el conflicto de Gestamp enmarcado en las suspensiones y despidos que tienen a miles de obreros afectados, el agigantamiento del empresariado para exigir ajuste y las 300.000 personas en la Plaza de Mayo el día 25 de Mayo, perfilan un escenario que debemos analizar observando la economía mundial.

Desde el 18 hasta el 21 de abril se ha celebrado el 30º Congreso de la Izquierda Marxista (Ezquerda Marxista en portugués, en adelante EM), antecedido por el Encuentro Nacional de la Juventud Marxista y por la Conferencia de la Corriente Sindical Izquierda Marxista, que se realizaron paralelamente durante todo el día 18 de abril.

Si convenimos que en nuestro país los albores del sindicalismo los encontramos en la Revolución Mexicana (la Casa del Obrero Mundial se fundó en 1912) tendríamos que reconocer que a más de cien años de la construcción de los primeros sindicatos, pese a los enormes esfuerzos y sacrificios de dirigentes destacados, organizaciones de clase y miles de activistas comprometidos con la lucha sindical revolucionaria, el capitalismo no ha permitido ningún avance significativo; ni en términos económicos, ni en términos de democracia sindical.

Las celebraciones para el 1º de Mayo fueron muy breves y con escasa participación de las bases en todo el país. Solo en La Paz la marcha fue masiva por la presencia unitaria de la COB, la CSUTCB, las organizaciones cooperativistas, gremiales etc. Imposible no relacionar este ambiente generalmente pasivo y desmovilizado con la “reconciliación de clases por la unidad nacional” reivindicada por Trujillo desde el balcón del Palacio Quemado.

En la madrugada del primero de mayo un grupo fascista lanzó una provocación intimidatoria a la sede de la Izquierda Marxista en Bauru, en el Estado de San Pablo en Brasil. A continuación la declaración conjunta de Serge Goulart y Roque Ferreira, camaradas dirigentes de la Izquierda Marxista, sección brasilera de la Corriente Marxista Internacional.

En la noche del 10 de abril se celebró la primera reunión del Diálogo por la Paz con Justícia entre representates del gobierno y la revolución bolivariana y representantes de la oposición. La reunión ha generado una viva polémica en el movimiento bolivariano sobre sus objetivos y límites. Publicamos la declaración de Lucha de Clases, la sección venezolana de la CMI.

Las CGTs y CTA opositoras al gobierno de la Presidenta Cristina de Kirchner han convocado a un paro nacional para este 10 de abril. El objetivo que hacen visible las CGTs es rechazar la suba inflacionaria, el impuesto al salario y en defensa de paritarias libres. Pero lo que preparan solapadamente es una mesa sindical que dé apoyo a la derecha peronista. Buscan golpear políticamente al gobierno para favorecer un recambio que les permita recuperar el poder perdido.

Lo medios de comunicación,  especialmente los norteamericanos, han iniciado una campaña de apoyo al Presidente de México Enrique Peña Nieto. Por supuesto a nivel local la campaña no ha cesado un sólo momento desde que era incluso prospecto a candidato. La oligarquía local primero lo posicionó, luego lo hizo  elegir y ahora pretende  darle una imagen de infalibilidad que le permita un cómodo proceso de renovación de la Cámara de Diputados para 2015. A la larga este régimen fracasará, no obstante el evitar que  continúe agrediendo a la clase trabajadora solo depende de la formación de una oposición de izquierda genuina.

Este 24 de marzo se cumplen 38 años del último golpe cívico-militar-clerical que sufrimos los trabajadores en la Argentina y que tenía como fin, imponer una fuerte dominación imperialista que beneficie principalmente a los monopolios extranjeros, junto con los empresarios y terratenientes locales, basándose en las recetas del neoliberalismo que se dictaban desde Washington.

Como se viene dando en los últimos años, el inicio de clases se ve postergado por una negociación paritaria que no alcanza a cubrir las necesidades y  reclamos de los trabajadores docentes. Es así que en el mes de febrero la Junta Ejecutiva de la federación sindical docente, CTERA, rechazó los primeros ofrecimientos del gobierno que consistió en un 22% en tres tramos (marzo-agosto-noviembre) y un plus de $2000 por presentismo. El incremento llegaba al 31% pero recién en junio de 2015. Esta propuesta  fue rechazada de manera rotunda porque vulnera el poder adquisitivo del salario y las jubilaciones, precarizando las condiciones de trabajo y propiciando el vaciamiento educativo.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!