La muerte a tiros de 34 mineros en la mina Marikana, cerca de Johannesburgo, ha sido vista con indignación. Una multitud de huelguistas desafiantes fueron muertos a tiros a sangre fría en una lluvia de disparos de la policía que trajo recuerdos de la época del Apartheid, de Sharpeville, de Soweto y de las luchas de la década de 1980. Otras diez personas murieron antes de esta masacre y 234 han sido detenidas.

La ciudad de Bni Bouayach en la zona montañosa del Rif en el Norte de Marruecos ha sido sitiada desde el miércoles, 8 de marzo. Todos los órganos represivos del Estado, el ejército, la gendarmería, junto con la policía secreta y pública, han unido sus fuerzas para bloquear esta pequeña población. Los habitantes viven atemorizados por el terror policial, el allanamiento de casas y las detenciones. Otras fuerzas represivas están persiguiendo a los activistas que huyeron a las montañas vecinas para escapar de la detención. El silencio de los medios de comunicación en Marruecos es total.

La noche del 17 de enero de 1961, el líder independentista congoleño Patricio Lumumba fue asesinado en Katanga. Cuarenta años más tarde, un nuevo libro escrito por el sociólogo belga Ludo De Witte, descubre la evidencia de lo que todos ya sabían: la complicidad del gobierno belga y las Naciones Unidas en este crimen. Pierre Dorremans analiza el trasfondo político de este caso y explica la política de Lumumba.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!