Las aguas no están todavía calmadas después de la tormenta con la que ha comenzado el curso parlamentario este año. Los sucesos del 12 de febrero y los días que siguieron han sumergido a Sudáfrica en un ciclón político que refleja en última instancia la crisis que sufre el sistema capitalista.

En las primeras horas de la mañana del sábado 8 de noviembre, el Comité Ejecutivo Central de la mayor federación sindical de Sudáfrica, COSATU, votó por un margen de 33 a 24 expulsar de la federación a su mayor sindicato afiliado, el NUMSA (Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica). Esta decisión tendrá consecuencias de largo alcance, no sólo para el COSATU, sino también para el Movimiento de Liberación y la dirección de la lucha de clases.

Durante la semana pasada los actos de barbarie de la organización islamista nigeriana Boko Haram, como el secuestro de más de 200 niñas y jóvenes para utilizarlas o venderlas como esclavas sexuales, han causado repulsión general en todo el mundo. Barak Obama, junto con otros líderes de gobiernos occidentales han denunciado estos actos como “de maldad pura”. Sin embargo, estos señores olvidan convenientemente su propio papel en la creación de este monstruo. Aquí vamos a republicar un artículo que explica los orígenes de Boko Haram y de cómo es en sí mismo un producto del imperialismo.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!